1993. Día de los enamorados. Abre sus puertas La Boutique del Congelado. María decide arrancar en el mundo de la alimentación en el mismo sitio dónde durante 17 años, en el Café-Bar “Hermanos López”, se han tirado infinidad de cañas, se ha comido tostadas todas las mañanas, se han tomado copas para terminar la jornada, han jugado a Street Fighter o Super Sidekicks niños que hoy son padres, se ha disfrutado de las fiestas del barrio en su terraza de verano, se han comprado cintas de cassette en sus expositores… y de ahí, tras unos años en la gloria, compartiendo cocina con su madre preparando tapas con su madre, y barra con su padre y su hermano, atendiendo al personal, comienza una nueva etapa profesional.

Cómo cualquier comienzo, evidentemente, no es fácil, pero con la compañía de su marido, y posteriormente de su hijo mayor, va ampliando clientela, y dándole la vuelta a los recelos que podía levantar en el barrio un negocio de productos congelados, algo que era novedoso. Con el tiempo, se van introduciendo productos y nuevas formas de entender el mundo de la alimentación.

En el año 2002, tras el nacimiento de su hija, realiza un paréntesis para volver con más fuerza.

En el año 2012, sus hijos se incorporan tras los congeladores para dar mayor servicio a todos los clientes. Los años de “psicología” tras el mostrador y la savia nueva, dan sus frutos con la reforma de la imagen corporativa, la incorporación de nuevas tecnologías y canales de atención al cliente manteniendo los valores iniciales.

Hoy en día más de 300 referencias tienen cabida en nuestro negocio.

Desde La Boutique del Congelado, estamos encantados con nuestra familia del otro lado del mostrador, del otro lado del teléfono o del ordenador y esperamos estar otros 25 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario